ISV Blog
Errores a evitar por las pequeñas empresas

Errores a evitar por las pequeñas empresas

Las pequeñas empresas se caracterizan por tener estructuras mucho más sensibles que las grandes empresas. Normalmente las pymes son más inestables, llenas de rotaciones entre el personal y de puestos que no están muy definidos. Esos factores y muchos otros hacen que haya errores a evitar por las pequeñas empresas fundamentales de detectar cuanto antes para tratar de solucionarlos.

En España cada día se abren nuevas empresas que, según las estadísticas, acabarán desapareciendo en un plazo de dos años como mucho. Estos negocios fallidos tienen muchos errores en común que detallamos a continuación.

¿Están estos fallos en tu propia empresa? Si es así, lo que te recomendamos es que los detectes cuanto antes, pongas medidas para mejorar y remediarlo.

Falta de cultura empresarial

En el caso de que este sea tu problema, mejorar y fomentar la cultura de tu empresa te ayudará a mejorar también las relaciones con tus empleados.

Para empezar, debes definir qué tipo de cultura quieres fomentar en tu empresa. Facilita mucho el trabajo saber la misión, la visión y los valores de tu organización. Para fomentar la cultura empresarial, debes compartir este tipo de información con toda la organización, con tus empleados principalmente. Así podrás incentivarles a que hagan de esa cultura una parte fundamental de su trabajo.

Otro tema que puedes analizar es la forma en la que seleccionas al personal. Los recursos humanos son una parte fundamental de las organizaciones, muchas veces olvidad u obviada ya que no hay recursos suficientes o tiempo para localizarnos en este aspecto. Mejóralo y plantéate cómo impregnar los valores de la organización en los nuevos empleados.

No utilizar métricas

En una época en la que la competencia es tan voraz, es importante poder controlar los máximos aspectos posibles. Conocer al usuario te hará entenderlo mejor.

Hoy en día existen herramientas fáciles de usar que te harán obtener muchos datos interesantes para tu negocio. Si usas redes sociales, por ejemplo, Hootsuite o las propias herramientas de medición de plataformas como Facebook o Twitter te harán entender quién es el usuario que te lee y que te comparte. En el caso de que tengas una web, es fundamental que tengas implantado Google Analytics. Esta herramienta parece más compleja de la que es, pero si la instalas correctamente en tu página web te dará mil datos sobre cómo navegan tus usuarios.

No saber delegar

Los altos cargos de las pequeñas empresas tienen más problemas en delegar en sus empleados que los  que tienen que manejar complejas estructuras empresariales. El perfil del CEO de una pyme tiende a querer controlarlo todo, además de asumir toda la responsabilidad en ciertos asuntos.

Si esto te ocurre a ti también, es el momento de que sepas la verdad: no eres imprescindible, nadie lo es. Esto conecta en cierta forma con la cultura empresarial. Y es que si tu empresa tiene un valores fuertes que tus empleados conocen, respetan y promueven, confiarás en ellos. Y si confías en ellos, te será mucho más fácil delegar.

Falta de adaptabilidad a las nuevas tecnologías

Conceptos como Transformación Digital o Big Data están en la boca de todos… o eso creemos. La realidad es bien diferente. Para muchas empresas pequeñas estos temas son completos desconocidos. El tema de las redes sociales es algo que también parece bastante extendido… pero no es así. Solo pensamos que es cierto porque es lo que realmente vemos. Pero existen muchas otras empresas que no usan estas herramientas o que no conocen todo el dinero que podrían ahorrarse si hacen uso de Cloud Computing, por ejemplo.

Estar al día de la tecnología es una de las tareas pendientes de las pymes. 

Tomar demasiados riesgos (o no tomar ninguno)

El miedo a no conseguir los objetivos establecidos y fracasar hace que los nuevos negocios no apuesten por difundir sus ideas y luchar para llevarlas a cabo. En cambio, se acomodan en un sistema lleno de competidores en los que, de esta forma, será difícil destacar.

Otras veces, si tenemos suficiente dinero, tomamos riesgos innecesarios. Hay que saber analizar qué riesgos podemos tomar y cuáles no. Unos se adaptarán más a nuestra estrategia u objetivos, y otros no. Son estos últimos los que tenemos que encontrar y eliminar.

Marta González

Asesora en Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) | Viajera empedernida pero con los pies siempre en la tierra.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.