ISV Blog
innovación empresarial

4 ventajas de los procesos de innovación empresarial.

La innovación empresarial es una de las claves para mejorar los procesos productivos y la propia productividad de los empleados. Es una herramienta que permite impulsar a las empresas, hacer que se diferencien de su competencia, y no solo tiene que ver con la tecnología. El factor humano es fundamental para mejorar la productividad, y esto debe ir ligado a la innovación.

Innovar en los procesos empresariales tiene que ver con todas las áreas de la empresa: desde departamentos como diseño y desarrollo, hasta recursos humanos o administración.

Entonces, ¿qué es la innovación?

Podemos definir el término innovación como “la creación y modificación de un producto y su introducción en el mercado”. Aunque es obvio que esta definición deja de lado los procesos de innovación dentro de la propia empresa y su estructura.

Más técnicamente, Frascati defendía la innovación como “la transformación de una idea en un producto vendible, nuevo o mejorado, en un proceso operativo en la industria y en el comercio o en un nuevo método de servicio social“. Esta aproximación se acerca más a la innovación que nosotros tenemos en la cabeza.

En conclusión, la innovación puede traducirse en nuevos productos para la empresa, o en nuevos procesos que mejoren la productividad, pero el foco siempre debe ser el mismo: generar beneficios empresariales.

Ventajas de los procesos de innovación en las empresas.
La innovación permite aprovechar el talento del equipo humano.

La dirección debe hacer llegar al equipo humano la información y la formación necesaria para aumentar los conocimientos. Esto ayudará a la generación de procesos creativos, y permitirá que los empleados permanezcan abiertos a nuevas ideas para hacer crecer el negocio.

El líder es una figura fundamental para generar una imagen positiva y un ambiente de trabajo bueno entre los empleados. Es mucho más fácil trabajar en ambientes así, el potencial de los empleados se desarrolla con facilidad y ellos pueden hacer sus propias contribuciones. No hay que olvidar que el talento humano es uno de los activos que mayor valor proporciona a la organización.

Hace que el negocio se aleje de su zona de confort.

A menudo, la forma más fácil de trabajar, y sin quebraderos de cabeza, es poner el piloto automático. Muchas son las empresas que creen que lo hacen todo bien y no se paran a preguntarse en qué pueden mejorar.

Los procesos de innovación ayudan a salir de esa zona de confort, a plantear nuevos retos no solo monetarios, y a motivar a los empleados.

Mejora la experiencia y el aprendizaje.

Sobre todo si se trabaja en grupo. Técnicas como el brainstorming permiten generar ideas mucho más creativas, con un potencial mayor. Además, en el caso de cometer errores, el aprendizaje es doble: primero, al generar la idea, y por último, al corregir los posibles errores.

La innovación hace que las empresas se conviertan en referentes a nivel mundial.

Este es el caso de empresas como Apple, Google o Amazon, que a través de sus procesos de innovación son punteras. Marcan el camino a seguir por el resto, y convierten sus empresas en verdaderas marcas que los clientes aman.

La innovación no solo mejora la productividad, sino que también es un factor cable en la imagen de la empresa, y en su reputación a lo largo del tiempo.

Marta González

Asesora en Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) | Viajera empedernida pero con los pies siempre en la tierra.

Deja tu comentario